De las grietas, nacen las posibilidades de otras formas de vida

Por Ximena García Ituarte

Vivimos en un sistema que excluye, niega oportunidades para mujeres, niñas y niños, personas con discapacidad, personas en pobreza, la diferencia se castiga con la marginación y el sobajamiento. Todos los días mucha gente lucha por sobrevivir y hacer la diferencia en sus ingresos, en su educación, en su trabajo, en su vida personal, familiar y profesional. En este contexto surgen grietas; grietas que representan dar la cara al sistema; grietas que llenan de esperanza a personas, familias y comunidades; grietas en las que se resiste a la determinación de una estructura. Esas grietas son todos esos proyectos que desde las alternativas que hay y las que se construyen día con día, las personas encuentran cabida y la posibilidad de abrirse paso a las oportunidades, a punta de muchísimo esfuerzo, creatividad y amor se lleva al máximo la necesidad de escribir otra historia para las suyas y los suyos.

Se escriben todo el tiempo historias en las que consciente e inconscientemente se disputa la vida y el futuro, y se plantan frente a la, muchas veces, agobiante realidad. Cooperativas; comercio local; consumo responsable; tienditas de la esquina; mujeres vendiendo desde su casa, su oficina, entregando en el metro, en bici, caminando; defensa de la tierra, del agua, de las costumbres originarias; proyectos comerciales familiares, vecinales, comunales; trabajo con la comunidad, desde las colectividades. Es así como en medio de dificultades, nos vamos abriendo las puertas de un lugar diferente, así, mucha gente y comunidades dan testimonio del poder hacerlo y son ejemplo y testimonio de que esas grietas pueden ser una pequeña ruptura que abren la luz hacia otras formas de conducirnos y relacionarnos, para no solo sobrevivir, sino convivir en un sitio mejor.

Síguenos en Twitter

Quizás también te interese leer…